UNSTA Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino - Isologotipo

En los medios

Los Primeros: Rusia – Ucrania, el comienzo de una nueva era

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La profesora de Historia Mg. Patricia Kreibohm analiza la difícil situación de guerra que existe entre Rusia y Ucrania, que tras semanas de tensión e incertidumbre internacional rige en Europa luego de múltiples reuniones diplomáticas y que no se ve desde el desenlace de la Segunda Guerra Mundial en 1945 y el fin de la dictadura del nazismo en Alemania.

La especialista en Relaciones Internacionales evaluó la gravedad del conflicto y charló con nuestro periodista Fabian Paez sobre “Rusia – Ucrania. El comienzo de una nueva era”, una conferencia que dictó la UNSTA el día 22 de marzo a las 19:00 hs.

¿Cuál es el origen del conflicto que desencadenó en una guerra?

La tensión entre Ucrania y Rusia no es nueva. Entre noviembre y diciembre de 2021 la crisis entre Rusia y Ucrania se intensificó. Ucrania y Rusia comparten historia desde su formación por la cercanía geográfica. Pero para entender el origen del conflicto hay que viajar al siglo 20. Durante el período de la Unión Soviética, la mayor parte del actual territorio ucraniano formaba parte de Rusia. Con la disolución de la URSS, Ucrania termina de independizarse aunque con buen trato con Rusia.

Los lazos entre Ucrania y Rusia se rompieron a raíz de la anexión unilateral rusa de la península de Crimea en 2014 y el apoyo financiero y en equipamiento de Moscú a milicias prorrusas que operan en la región secesionista del Donbás, en el este de Ucrania. Este lunes, Putin reconoció la independencia de las “repúblicas” separatistas de Donetsk y Lugansk, de dicha región.

El conflicto también escaló en los últimos meses ante lo que Rusia considera una amenaza para sus intereses la eventual inclusión de Ucrania a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Otro elemento en el tablero geopolítico es la riqueza de esa zona. Tal como informó BBC Mundo, tanto Donetsk y Lugansk están ubicadas en lo que se conoce como el “cinturón del óxido” de Ucrania, por la riqueza de minerales que posee, sobre todo acero. 

Los territorios separatistas están además sobre una cuenca fronteriza con Rusia, en la orilla norte del mar Negro, que cuenta con grandes reservas de carbón. En tanto, esa zona permite un acceso natural hacia Crimea.

Fuente: Los Primeros

X