fbpx

Nuestra Historia

La Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino fue reconocida oficialmente como tal y dotada de Personería Jurídica por Decreto Nº 6257 del Poder Ejecutivo de la Nación, el 6 de agosto de l965.

La simiente de la UNSTA comenzó a germinar allá por el año 1949, cuando los frailes dominicos del Convento de Santo Domingo de Tucumán nuclean por natural afinidad y ascendiente cultural a un grupo de intelectuales y artistas del medio que comienzan a dar impulso fervoroso a una multitud de preocupaciones filosóficas, doctrinales y estéticas, que poco a poco van plasmándose en clases, seminarios, artículos y conferencias de cada vez más notoria repercusión.

Comienzan así los cursos de Filosofía Tomista, que continuaron hasta 1956, llegando a constituir el Instituto Universitario Santo Tomás de Aquino.

Posteriormente, en 1959, el Instituto logra su anexión a la Universidad Católica de Córdoba y, a partir de esa nueva instancia institucional, la actividad del Instituto no se detiene, sino que con nuevas realizaciones y fundaciones, este rico proceso logra su culminación cuando se le otorga el reconocimiento a nuestra institución como Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino. El esfuerzo de la comunidad dominicana y de los tucumanos había dado sus frutos.

La mayoría de edad alcanzada por nuestra Casa a partir de esa fecha, significan sesenta años de ininterrumpido crecimiento, tanto académico como administrativo y comunitario. Los intercambios y aportes con el medio, tanto de Tucumán como del país y del exterior, son de tal magnitud que es imposible sintetizarlos en esta breve reseña.

Anima a la UNSTA desde sus visionarios fundadores, un espíritu de verdadera Universitas Magistrorum et Scholarium, es decir, de profunda compenetración entre los distintos estamentos de su comunidad. Universidad que es ámbito de respuestas universales a las necesidades de desarrollo regional y nacional, dispuesta al compromiso de evangelizar la cultura en todos los campos de la educación sistemática, asistemática, de grado, a distancia y de postgrado.

Los claustros de la UNSTA son también receptores atentos de preocupaciones de eminentes profesores e intelectuales de nuestro país y del mundo, que así incorporan las aulas universitarias del Noroeste Argentino a las últimas resonancias de la inteligencia contemporánea. Y ha contribuido en gran medida para que todo esto sea así, la labor serena, coherente, firme y silenciosa de toda su comunidad, en más de sesenta y cuatro años de existencia real de la institución.

Prospectiva
Es fundamental ahondar en las propias raíces, a fin de poder apoyar las nuevas realizaciones en los cimientos sólidos y firmes de la herencia recibida. Desde el origen del entonces Instituto Universitario Santo Tomás de Aquino muchos nombres y figuras destacadas se han sumado a esta comunidad para compartir “el gozo de buscar la verdad, de descubrirla y de comunicarla” (cf. Juan Pablo II, Ex corde Ecclesiae, Nº 1). 

Hoy, con tres sedes en la Provincia de Tucumán y una en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con más de 25.000 egresados que contribuyen al crecimiento de empresas e instituciones en la región y en el mundo, trabajamos en conjunto por una Universidad donde existan más oportunidades y potencialidades de crecimiento que de restricciones; donde el diálogo interdisciplinario sea creciente, donde los currículos sean más flexibles y con mayores opciones de ingresos, graduación y post-graduación, donde la investigación y la docencia se integren mejor, y en la cual la formación general dé más plenitud a las disciplinas y profesiones.

Por ello estamos obligados a dar respuesta a los cambios que nos interpelan y desafían a repensar como sociedad y como institución universitaria las formas y procedimientos para continuar cumpliendo nuestro rol y atender con calidad cada una de las misiones tradicionales, en el marco de un nuevo y dinámico paradigma histórico.

Queremos conservar un ambiente intelectualmente estimulante, que anime el juicio crítico, la capacidad emprendedora, el compromiso que nace de la libertad y de una ética del sí, donde los valores vencen a los antivalores.

Nos esforzaremos por una Universidad más abierta a la sociedad y al mundo, en una actitud dialogante y evangelizadora, al servicio de la Iglesia, fiel a su sello fundacional y consecuente con su carisma dominicano y su propia identidad y misión.

La UNSTA acompaña e impulsa el crecimiento y el desarrollo sustentable del contexto en el cual se encuentra inserta, mediante una fuerte alianza estratégica con empresas e instituciones privadas y públicas, para llevar a cabo actividades que tengan como objeto fortalecer a la comunidad.

Misión

“Tiene la finalidad de proporcionar una formación humanística y profesional en las Ciencias, Artes y Técnicas, con el objeto de favorecer la generación y el desarrollo del conocimiento en todas sus formas, contribuyendo a la promoción de la cultura y propiciando las actitudes y los valores requeridos para la formación de personas responsables, con conciencia ética y solidaria, capaces de mejorar la calidad de vida y de consolidar el respeto a las instituciones de la República, a la vigencia del orden democrático y a la protección del medio ambiente” (Estatuto UNSTA, art. 3°).

Visión

Ser una Universidad de referencia regional en la formación de los líderes que la sociedad necesita.

Valores

- Compromiso con la mejora de la calidad, tanto en la dimensión académica como en las prestaciones administrativas. - Compromiso a favor de la comunidad en una perspectiva de pertenencia social y de respuesta a las necesidades del medio. - Clima de libertad y respeto intercultural e interreligioso. - Realización de la misión de la UNSTA en conformidad con la Constitución Apostólica sobre las Universidades Católicas Ex corde Ecclesiae.

X