fbpx

Educación Integral de la Sexualidad

Seminario de Lectura | Lic. en Filosofía

Espíritu del Derecho Romano

Una reflexión sobre el principio y el fin de la racionalidad práctica occidental

Modalidad

Presencial

Inicio

16/03

Duración

1 (cuatrimestre) semanal

Lugar

Sede Central UNSTA - Aula D 5-6

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

En el contexto cultural de la crisis de la racionalidad en general y, de modo particular, del estudio de los fundamentos del pensar teórico y práctico de occidente, la crisis del derecho en general, como expresión de la racionalidad práctica y del estudio del derecho romano en particular, plantea el problema filosófico de la vinculación entre sabiduría teórica y práctica, norma y experiencia, ley y jurisprudencia. Este problema se hace acuciante en la paradoja cultural que se da entre el universal abandono académico de los saberes primeros y el también universal clamor por la vinculación entre moralidad y conocimiento. Nunca antes se había descuidado tanto el carácter sapiencial de la ciencia en el ámbito teórico; nunca antes se ha reclamado tanto en el ámbito práctico. Se denuncia como heterónomas las ideas de naturaleza y ley; se reclaman como autónomas las ideas de derecho y justicia. La hora actual busca pseudo-sabidurías a-racionales, holísticas y para-prácticas desligadas de todo vínculo metafísico y religioso; en el mejor de los casos, fundadas en el puro devenir histórico, la psicología humana (identificada erróneamente con la experiencia humana) y la voluntad de poder de sujetos anónimos cuya legitimidad es tan oscura como su identidad.

Ante este panorama, urge la reflexión, en su doble sentido de pensar y “volver sobre”, respecto de los fundamentos de la racionalidad como elemento unificante, universal y capaz de conjuntar teoría y praxis, pensamiento y vida, norma y naturaleza. Pocas manifestaciones de lo humano occidental, han expresado lo racional de modo más permanente y pertinente que el derecho romano. Expresión plurisecular de la sabiduría práctica de muchas razas convertidas en un sólo pueblo, el derecho romano ha definido, a través de sus principios e instituciones, pero sobre todo, a través de su “espíritu”, lo que denominamos “occidente” en su núcleo más fundamental: el principio de unificación práctica normativa que es el derecho como objeto de la justicia, es decir, como relación originaria entre sujeto y objeto previa a toda separación moderna. Esta vinculación quedó expresada en la clásica definición de Celso (ca. 70 – ca. 135 d.C.): ius est artis boni et aequi, que cita Ulpiano e inaugura sus Institutiones (cf. D. 1.1.1.pr). Previa a esta definición, Ulpiano sostiene que el término ius deriva de iustitia. Javier Paricio interpreta rectamente que esta derivación no es etimológica sino doctrinal: “el jurista, quizá de modo provocador, no hace sino expresar un conocimiento de hondo calado que va mucho más allá de la etimología formal, que a Ulpiano a estos efectos poco importa: derecho (ius) deriva de justicia (iustitia) porque precisamente el fin del derecho es la justicia” (Paricio, J. El legado jurídico de Roma. Madrid, Barcelona, Buenos Aires: Marcial Pons, 25-6). Tomás de Aquino dirá que el derecho (ius) es el objeto (obiectum) de la justicia (iustitia), cf. S.Th. II-II, q. 57, a. 1, resp.

UNIDAD 1. El espíritu del derecho romano como problema filosófico
UNIDAD 2. El derecho romano: fuentes, historia, contexto, textos y relevancia cultural
UNIDAD 3. Las ideas romanas de derecho
UNIDAD 4. Las instituciones básicas de derecho romano: personas, acciones y cosas
UNIDAD 5: Delito y pena en el derecho romano
UNIDAD 6. El derecho romano y actualidad occidental: filosofía, política y derecho (civil y canónico)

Programa Completo

4 cuotas de $500,   total $2000.

 – Coordinador
 Dr. Julio Söchting 

X