La Pastoral Universitaria es aquella actividad de la Universidad que ofrece a los miembros de la Comunidad la ocasión de coordinar el estudio académico y las actividades para-académicas con los principios religiosos y morales, integrando de esta manera la vida con la fe. Dicha pastoral concretiza la misión de la Iglesia en la Universidad y forma parte integrante de su actividad y de su estructura. Ex Corde Eclesiae.
 

ÚLTIMAS NOTICIAS

TESTIMONIOS

JUAN PABLO SUÁREZ

testimonio-juan-pablo-pastoral

La pastoral es un lugar donde grupos de personas se unen para realizar diferentes actividades como el voluntariado, el coro, la comunidad misionera, etc. Dónde la idea es integrarnos tanto como grupo como acercarnos más a Dios. La pastoral también como espacio físico es un lugar donde unión donde todos podemos participar y compartir momentos, como charlas, mates, estudio, entre otras actividades, es un lugar donde siempre vas a encontrar gente con muchísimas ganas de ayudar.

A mí la pastoral me ayudó muchísimo, ya que ahí siempre hay gente dispuesta a escuchar y colaborar con lo que sea posible, no tan sólo en cuanto a la facultad, sino como en cuestiones personales y de la fe, aparte de que tiene una de las actividades de distensión que me encanta que es el área deportiva, dónde participó del equipo de básquet que siempre sirve para relajarse y despreocuparse de las cargas que tenemos día a día.

VICTORIA SULETA

testimonio-victoria-suleta

"Me miró con Misericordia y me eligió” Ser catequista en el barrio de Los Vázquez fue una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida. Fue algo totalmente inesperado y desafiante, lo cierto es que nadie dijo que iba a ser fácil. Sin embargo, de esa forma obra Dios, por medio de planes misteriosos que no tenemos que buscar entender, sino saber aceptar y a los cuales debemos entregarnos confiados. Fue una verdadera Gracia haber sido parte de este equipo de catequistas voluntarios que sábado a sábado trabajó para realizar un pequeño pero trascendental aporte a los niños y familias del lugar.

Me siento satisfecha de haber concretado la meta más importante: llevar a los Niños a Jesús , pero por sobre todo me siento agradecida y plenamente bendecida porque siempre uno recibe mucho más de lo que da. Así se manifiesta el amor misericordioso de Dios, ya que El nos amó primero y para siempre. Esta alegría que hoy compartimos es nuestro punto de partida, ya que, seguimos caminando para dar pasos concretos y constantes de amor y servicio, pues en eso radica nuestra misión.

NOTICIAS DESDE EL VATICANO

COMUNICATE CON NOSOTROS