Objetivos | DFHC

La UNSTA como Universidad Católica y Dominica, no puede estar ajena a las actuales exigencias culturales, debe brindar una formación integral, transmitir un mensaje coherente, superar los riesgos de una especialización exagerada y posibilitar el diálogo entre Razón y Fe, tarea para lo cual el Vice-Rectorado de Formación y el área académica del Departamento de Formación Humanístico-Cristiana contribuyen eficazmente.
El Departamento de Formación Humanístico-Cristiana constituyó, desde sus orígenes, el medio esencial para hacer realidad lo que la Iglesia pide a las Universidades Católicas en el Concilio Vaticano II: “… formar a sus alumnos de modo tal que lleguen a ser personas de auténtico prestigio por su doctrina, preparados para desempeñar las funciones más importantes en la sociedad y testigos de la fe en el mundo. Es decir, integrar la dimensión académica y profesional con los principios morales y religiosos y con el estudio de la doctrina social de la Iglesia”. Estos principios fueron reafirmados por Juan Pablo II en Ex Corde Ecclesiae, el primer documento de su Magisterio dedicado a las Universidades Católicas.
El Departamento de Formación, es el ámbito en la Universidad, en el que se tiende a desarrollar la natural inclinación de la Inteligencia por la Verdad y el Bien, ayuda a crear una “Cultura Universitaria que sea a la vez finamente especializada como la de las Ciencias y total como la de la Sabiduría”, abordando los contenidos de las diferentes ciencias junto al aporte de la Filosofía y de la Teología.

Objetivo Académico:

  • El Departamento de Formación Humanístico-Cristiana se plantea las siguientes finalidades:
  • Estructurar y organizar, dentro de las orientaciones del Magisterio de la Iglesia y los criterios enunciados por la Orden de Predicadores, los estudios humanísticos y teológicos dirigidos a la integridad de la formación humana y cristiana en las carreras de grado y perfeccionamiento.
  • Incentivar la formación integral del universitario, uniendo la enseñanza de las ciencias con los valores humanísticos y teológicos de la vida cristiana.
  • Promover proyectos de investigación que den respuestas a los problemas contemporáneos a la luz del Magisterio de la Iglesia